Medios En Español En La Florida Rompen Con Los Estándares Éticos De Periodismo En Reportaje De Homicidios De Mujeres Transgénero

La cobertura de la reciente violencia contra mujeres transgénero por parte de los medios locales en la Florida, ha demostrado que falta trabajo por hacer en cuanto al respeto de los estándares éticos para el reportaje de asuntos LGBT.

“Desde principios del año, más de media docena de mujeres transgénero han sido asesinadas a lo largo del país y la mayoría de los homicidios no han sido reportados por los medios de comunicación nacionales. Otra complicación es la cobertura problemática por parte de la prensa local, la cual continúa agregando a la discriminación y violencia en contra de nuestra comunidad," según comentó a Media Matters Bamby Salcedo, presidenta de la Coalición TransLatina.

En su cobertura de la muerte reciente de Kristina Gómez Reinwald, una mujer transgénero en Miami, tanto Univisión23 como Telemundo51- filiales locales en la Florida de Univisión y Telemundo, respectivamente - rompieron con los estándares que expertos en ética periodística recomiendan para la cobertura de los temas relacionados a la comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT).

Lo especialmente inapropiado de su cobertura ocurrió en su segmento del 20 de febrero de 2015, cuando Univisión23 perpetuó la deshumanización de las personas transgénero en su reportaje al decir que “la comunidad transexual padece a diario de disforia de género” , una incorrecta generalización que niega la dignidad y respeto que toda persona merece al distraer del problema real: los ataques y asesinatos de mujeres transgénero en los Estados Unidos.

Similarmente, la inclusión de detalles que poco tienen que ver con la muerte de Kristina, fueron reportados por Telemundo51 durante su segmento el mismo día, donde se incluyó la mención de información médica de Kristina, como sus procedimientos de cirugía, lo cual demuestra una fijación voyeurista con su cuerpo que resta importancia a su vida y a la tragedia de su muerte. En su guía de estilo, la NLGJA (que se traduce como la Asociación Nacional de Periodistas LGBT) recomienda a periodistas cubriendo temas relativos a la comunidad LGBT alejarse de la mención de un tema tan personal como las cirugías, a menos que sea la persona transgénero quien lo traiga a colación o el tema tenga relevancia para la noticia que se está cubriendo.Al respecto, la NLGJA recomienda:

(Traducido de un comunicado de prensa de la NLGJA):

No se trata de cirugías u hormonas. Si una persona quiere hablar de estos temas personales, está bien. Pero la identidad de género y el derecho a ser respetados no dependen de que alguien pase por estos procedimientos, ni son necesariamente temas de discusión pública.

También GLAAD, en su guía para medios recomienda a los periodistas alejarse de sobre-enfatizar el rol de la cirugía en el proceso de transición.

Telemundo51 incluyó en el mismo segmento la mención al nombre masculino con el que aparecía registrada la víctima anteriormente, a pesar de que expertos - incluyendo la guía de estilo de la Associated Press - han hecho un llamado a los periodistas a evitar la mención de nombres y pronombres diferentes a los escogidos por la persona. Al respecto, dicen específicamente:

(Traducido de un comunicado de prensa de NLGJA):

Cosas que son simples en la mayoría de historias pueden volverse más complicadas al escribir sobre personas transgénero, en particular nombres y pronombres. Como indica el estilo AP, debería usarse el nombre y pronombre preferido por la persona. Con independencia de lo que aparezca en licencias de conducir o certificados de nacimiento.

Otro detalle problemático es que en diferentes momentos, incluyendo en los titulares que usaron en la cobertura en línea del caso, ambas estaciones hicieron uso del término “transexual” como intercambiable con transgénero, el término adecuado y culturalmente competente.  NLGJA ha recomendado el uso de transgénero como el término apropiado para referirse a las personas cuyas características físicas al nacer no coinciden con la identidad de género con la que se identifican. Recomiendan, de manera específica:

(Traducido de la guía de estilo de la NLGJA):

transexual:  Evitar este término anticuado a favor de “transgénero” o “persona transgénero” . Algunos personas lo prefieren de manera individual pero acarrea connotaciones médicas que pueden llevar a interpretaciones erróneas. (el énfasis es nuestro).